FABRICACIÓN ARTESANAL

Reflexiones sobre el trabajo artesanal

01
Reflexiones sobre el
trabajo artesanal

Cada producto, elaborado a mano cuidadosamente, tiene una historia que contar.

Detrás de cada prenda hay una historia de tecnología que ha preservado en el transcurso del tiempo, enriquecida por las experiencias de los artesanos que las fabricaron. Ello es fruto del resultado de una larga progresión de innumerables pares de manos. En Descente, toda la riqueza de esta fabricación artesanal es garantizada por muchas personas.

Desde la idea inicial del equipo de marketing, la creatividad de los diseñadores se convierte en una imagen con concepto único, convirtiéndose en la base de un proceso de manufacturación. En un equipamiento deportivo existen muchas consideraciones a tener en cuenta: directrices específicas para un patrón determinado a seguir, la manera en como deben ser sus costuras y en definitiva cual debe ser el proceso de producción óptimo. A medida que este avanza a través de las manos de los profesionales y en cada paso relevante para su desarrollo, es cuando se produce la transición de la imagen plana original en la real, el producto que toma forma real en tres dimensiones.

Las instrucciones para la producción, originalmente surgidas de una imagen plana y reflejadas en un documento de varias páginas, evolucionaron hasta convertirse en un elaborado manual de instrucciones que detalla con exactitud el tipo de producto que se tiene que elaborar y los pasos a seguir para conseguirlo.

Este proceso subyace en el corazón del espíritu artesanal de Descente. Es aquí donde el ADN de Descente queda profundamente marcado en el producto.

La piedra angular sobre la que descansa la capacidad de Descente para trabajar este concepto hasta su comercialización es, como ha sido siempre, desde la creación de la empresa, su núcleo sólido, formado por un equipo técnico de trabajadores inmejorable. Son ellos los que afrontan los muchos problemas y desafíos que surgen a lo largo del camino para transformar los bocetos y la representación de las ideas de los diseñadores en el producto final. Sin cesar, con frecuencia probando y equivocándose, superan los obstáculos, sin importar lo grandes que estos puedan ser, haciendo suyo el resultado final. Es su espíritu de desafío e innovación lo que define el éxito del trabajo artesanal de Descente.

Para poder convertir un diseño en un producto final, los técnicos tienen que centrar toda su atención en muchos elementos.
Con el fin de garantizar la libertad de movimiento del usuario, todos los patrones de papel de Descente se elaboran siguiendo una técnica de diseño en 3D conocida como ""Motion 3D"". En realidad, estos patrones son simulaciones de prendas hechas en papel en 3D en vez de realizarlas en tejido, asegurándose así de que se comprueban los detalles más sutiles. Este método hace que el proceso de verificación sea mucho más preciso, dando como resultado la sensación de una comodidad insuperable en aquellos que llevan estas prendas.

Para alcanzar la perfección.

02
Para alcanzar
la perfección.

Una gran parte de la pasión que conlleva realizar un trabajo artesanal gira en torno al espíritu de equipo, como sucede con los corredores que se pasan un testigo, y cuando este llega al proceso de elaboración en la fábrica, la fase de costura queda en las manos de un grupo de profesionales altamente cualificados y de confianza.

En la planta de producción de Descente, son técnicos cualificados reconocidos a nivel nacional los que se encargan de coser las prendas. Estas cualificaciones solo se otorgan a aquellos que no solo han aprobado unos difíciles exámenes sobre aptitudes prácticas, sino que han demostrado poseer también un gran conocimiento teórico del cosido técnico. En la planta en la que estos profesionales tan capacitados han unido todo su saber artesanal se respira también la atmósfera Descente.

La mayoría de fábricas de ropa exigen a sus trabajadores una alta productividad y eficiencia, pero elaboran también sus productos siguiendo las instrucciones más simples y son fáciles de coser. En cambio, para los artesanos de Descente, la comodidad y la funcionalidad que crean para los clientes de la marca es lo principal, lo cual implica un tiempo de cosido complejo y costoso.

Así, al final de un largo proceso, que pasa de las manos de un artesano a otro, la prenda llega al final de la cadena de producción. Como resultado de este proceso de elaboración tan complejo y laborioso, cada una de las prendas conlleva una gran dedicación y un cuidado individualizado para alcanzar su forma final.

El camino que hace que un cliente escoja un producto de calidad superior es largo e implica dar muchos pasos: desde un planteamiento meticuloso, pasando por una verificación y ensayos rigurosos hasta la experimentación por ensayo y error por parte de grandes profesionales. Pero los esfuerzos de todos estos artesanos se ven reforzados y apreciados por atletas y por todos aquellos que aman de verdad el deporte.

En todo ello se encuentra el espíritu de Descente.

Escrupuloso control de calidad

03
Escrupuloso control de
calidad

Principios de seguridad

En Descente, nuestro objetivo a largo plazo ha sido el de proporcionar una ventaja competitiva crucial en entornos deportivos, donde una cienmilésima de segundo puede significar la diferencia entre ganar o perder. Esto es lo que nos ha llevado a elaborar nuestro propio enfoque, bastante singular, con el fin de desarrollar un producto basado en la colaboración, tanto a nivel de desarrollo técnico de los tejidos como de investigación exhaustiva de la mecánica de máximo rendimiento del cuerpo humano. Por todo ello, podemos aplicar también el conocimiento técnico y teórico adquirido con esta investigación de campo sobre alto rendimiento en el desarrollo de ropa deportiva que permita a un mayor número de deportistas disfrutar la calidad de Descente.

En comparación con la ropa de uso diario, la de deporte tiene que funcionar bien en una variedad de condiciones muy duras, exigiendo los más altos niveles de durabilidad y seguridad. Para garantizar que nuestros productos cumplen con las exigencias de nuestros clientes en todo el mundo, tenemos que estar al día constantemente, no solo en lo relativo a los estándares de calidad que se aplican en Japón, donde se lleva a cabo la investigación y el desarrollo, sino en los que se aplican en el resto de países.

En cualquier caso, debido a la importancia que le damos, los propios criterios de calidad que Descente se autoimpone cumplen con los estándares más exigentes a nivel mundial, ya que son un elemento clave de nuestra estrategia global de producto, para garantizar que podemos cumplir con las expectativas de los clientes en cualquier lugar del planeta. También somos muy conscientes de la necesidad de mantener unos estándares altos, ya que es lo que nuestros clientes esperan de los productos Descente, por lo que nos aseguramos siempre de que las opiniones transmitidas a nuestro servicio de Relaciones con el Cliente se ven reflejados en el desarrollo posterior de los mismos.

Además, como parte de la ayuda para mantener los estándares técnicos, existe una lista básica de "Cosas a evitar" que circula por toda la empresa, tanto para evitar errores como para repetirlos. Por ejemplo, se pone mucho cuidado en asegurarnos de que incluso si un material que se ha utilizado en un producto ha pasado el proceso de calidad por sí solo, tiene que volver a pasarlo cuando se combina con otro material. De la misma forma, la idoneidad de un material para su uso siempre se prueba y se confirma de manera rigurosa.

Como somos conscientes de nuestros altos estándares de diseño, calidad y funcionalidad, Descente otorga también mucha importancia a las expectativas y percepciones que tienen los clientes respecto a los estándares de seguridad, calidad y rendimiento de nuestros productos. Como resultado, el proceso de producción refleja el hecho de que todo el personal involucrado respeta los estrictos criterios de control de calidad. Al igual que con la respuesta a las expectativas de nuestros clientes, llevamos a cabo procedimientos internos de revisión in situ para garantizar que se mantengan nuestros propios rigurosos procesos de prueba y nuestros estándares. Como productor responsable de ropa de deporte, creemos, sin duda alguna, que esta es nuestra obligación con los clientes.